Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :

Polémica en la OMT por elección de secretario general

La controversia se agita por estos días en la OMT de cara a las elecciones 2022 a 2025 de su próximo secretario (a) general. Tras la histórica candidatura de la bahreiní Shaikha Mai, las acusaciones han comenzado arremolinarse en torno al actual secretario, Zurab Pololikashvili, quien podría haber ajustado deliberadamente el plazo de nominación y campaña para evitar que cualquier competencia obstaculice sus posibilidades de servir un segundo mandato.

Efectivamente, en la reunión del consejo ejecutivo de septiembre pasado, Pololikashvili propuso ampliar la reunión de nominación del Secretario General 2022-2025 de mayo de 2021 a enero de 2021 para que coincidiera con FITUR, una alteración sin precedentes en los procedimientos del organismo. Posteriormente la movida quedó en evidencia cuando FITUR debió posponerse por motivos de pandemia, pero no así la reunión electoral de la OMT.

Según las reglas de la agencia de turismo de la ONU, el procedimiento de votación secreta para las elecciones generales requiere la presencia física de todo el Consejo Ejecutivo y, por lo tanto, es imposible realizarlo digitalmente. Si la reunión no se aplaza (o más bien, regresa a su fecha original) los ministros de turismo tendrían que votar en Madrid en persona en enero, una imposibilidad dadas las restricciones actuales de movilidad.

Así las cosas, solo podría votar el personal de los países del Consejo Ejecutivo que tienen embajadas en Madrid, es decir, un puñado de personas, con lo cual Pololikashvili no tendría ninguna competencia. Ante esta situación lo sensato y más ético es reprogramar la votación, como lo han pedido abiertamente pesos pesados del sector turismo. Trascendió, sin embargo, que Pololikashvili rechazó la idea alegando que esta era una decisión del Consejo.

Petición pública

Las preocupaciones sobre un comportamiento por ético en el seno de la agencia de turismo de la ONU motivaron la creación de una petición global para “Restaurar la decencia en las elecciones de la OMT”, lanzada por el respetado ex secretario general Taleb Rifai y su predecesor Francesco Frangialli, quienes en conjunto sumaron 20 años al frente del organismo.

La petición, dirigida a Pololikashvili y al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, pide que el liderazgo actual de la OMT muestre imparcialidad en el próximo proceso de elección del secretario general al reprogramar la reunión de nominación de enero a su fecha habitual de mayo de 2021.

Si no es mayo de 2021, la petición sugiere que la reunión de nominación coincida con la Asamblea General en Marruecos en septiembre-octubre de 2021. Los líderes también solicitaron que el plazo para presentar las nominaciones se traslade a marzo de 2021 para dar a los candidatos adicionales la oportunidad de ingresar a la competencia y prepararse para sus campañas.

Respaldan esta petición otros veteranos del sector turístico, entre ellos Geoffrey Lipman, ex secretario general adjunto de la OMT y ex presidente del Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC), y el presidente y fundador del Instituto Internacional para la Paz a través del Turismo, Louis D’Amore. También se distribuirá a todos los miembros del consejo de seguridad y a más de 100 ministros de turismo de los países miembros o sus embajadas.

“Hicimos lo que hicimos por principios realmente, para no obstruir nada, porque no queremos que nos acusen de saboteadores (…) creo que el siguiente paso sería intentar presionar a la gente para que apoye esta petición y tratar de organizar a los medios de comunicación para que Pololikashvili diga o haga algo”, manifestó Rifai a los medios de comunicación.

Aunque el ex secretario apoya la nominación de la candidata del Reino de Bahrein y se ha referido a ella como “muy experimentada” y “con probabilidades de traer sangre nueva a la OMT”, aseguró que la petición es independiente de este apoyo; “es una cuestión ética para Francesco y para mí”, apuntó Rifai.

No obstante, todos los ojos estarán puestos en Mai en la reunión de enero (en caso de no aplazarse). La bahreiní necesitaría recibir 17 de los 35 votos para ganar la nominación o “recomendación” de liderazgo de la OMT. Posteriormente, la Asamblea General tendría que aprobar esa recomendación en el otoño de 2021, pero solo puede hacerlo si Mai recibe dos tercios de los votos.

Sin embargo, algunos estiman que si la candidata no lo logra en el Consejo Ejecutivo, es probable que el tema sea planteado en la Asamblea General. Aunque se trataría de una situación inédita, ya que todas las recomendaciones del Consejo Ejecutivo han sido aprobadas por la Asamblea General, es probable que suceda por todo el ruido y controversia que se ha generado en torno a la elección.

  • Facebook
  • Twitter
Esta altura div necesaria para habilitar la sticky sidebar