Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :

Cruceros reducen y cancelan arribos al Perú

Con la temporada recién iniciada, los operadores de turismo advierten por la menor presencia turística en los puertos peruanos.

Las consecuencias de la pandemia siguen haciéndose ver: si hasta 2019 llegaban al Perú en promedio 32 cruceros al año, pasando por los puertos de Salaverry, Callao, Pisco y Matarani e Iquitos, este año la reducción de arribos se perfila drástica.

Según la Asociación Peruana de Operadores de Turismo Receptivo e Interno, de los 23 cruceros planificados para 2022 la mitad ya se canceló y otros están considerando tomar la misma medida en los próximos días. El resultado puede ser una temporada -que va de septiembre hasta abril del año próximo- seriamente afectada, aunque algunos cruceros con pasajeros ya confirmados sí decidieron operar, como el que debe llegar el 8 de octubre.

“La imagen del país como destino para pasajeros para cruceros se está deteriorando y, sin duda, se está impactando en negocios futuros. Se generará una importante pérdida económica a las compañías de cruceros y las empresas peruanas especializadas en esta actividad”, explicaron fuentes de los operadores.

Según la Asociación, cada año los cruceros dejan en el Perú 120 millones de soles (30 millones de dólares) en los puertos del Callao, Pisco, Salaverry y Matarani, en beneficio de operadores, transportistas, guías, restaurantes, museos, artesanos y otros prestadores. Cada día, agregó la Asociación Peruana de Agentes Marítimos (APAM), más de 1,5 millones de dólares en excursiones se pierden debido a la inactividad de los cruceros.

“En un crucero hay varios gastos involucrados, como el costo operativo de la nave, alrededor de 60.000 dólares por día, así como el costo de los tours perdidos, unos 1.500 dólares por 1000 personas en promedio”, precisó la entidad.

La situación tiene su origen en los protocolos para contener el Covid. En junio de este año se probó un plan técnico que, según APAM, es bastante restrictivo para la recepción de cruceros y la evaluación de su riesgo sanitario. Se debe a que las medidas incluyen la posibilidad de poner en cuarentena durante siete días a toda la nave ante la detección incluso de un solo caso de Covid-19, sea entre los pasajeros o tripulantes. La medida se mantuvo pese a los pedidos previos de APAM para no afectar la temporada de cruceros. Se trata de un “atentado contra el turismo y la economía”, reclamó APAM, que volvió a pedir la actualización de los protocolos para no perjudicar la temporada.

  • Facebook
  • Twitter
Esta altura div necesaria para habilitar la sticky sidebar